Tipos de Trastornos del estado de ánimo

Tipos de Trastornos del estado de ánimo

Las emociones son algo inherente al ser humano. Sin embargo, nos han educado a que sentir determinadas emociones es algo que tendríamos que evitar. Sin embargo, la tristeza forma parte de nuestra vitalidad humana y como emoción cumple una función de adaptación al medio.

¿Qué sucede cuando esa tristeza es profunda y nos provoca un sentimiento de vacío irremediable? Pues bien, cuando eso ocurre y nos produce un malestar y/o deterioro significativo en nuestro funcionamiento diario a nivel familiar, social, laboral y personal, podrías estar padeciendo un trastorno depresivo.

Aunque la depresión no entiende de diferencias culturales ni de religión , ni de niveles socioeconómicos, si que existen algunos factores que podemos considerar de riesgo en la aparición de esta misma. Dichos factores pueden ser:

Factores personales: No todos tenemos una misma forma de responder a nuestro entorno, ni la misma percepción de nosotros y de los demás. Las personas se vuelven más vulnerables cuando su afectividad es negativa, ya que se sienten con menos recursos a la hora de responder a las demandas del ambiente, sobre todo si se sienten desbordadas por ellas, provocando una situación de estrés.

Ambientales. Los acontecimientos vitales estresantes también pueden convertirse en factores que contribuyan a un estado de ánimo deprimido. Situaciones como problemas económicos continuados, situación precaria o de estrés en el trabajo, problemas de pareja, enfermedades, duelos,  son ejemplos de situaciones que pueden favorecer a la aparición de trastornos depresivos.

La autoestima es uno de los aspectos que más se ve afectado en una depresión. Lo habitual en una depresión es sentir que uno no vale nada y no es capaz tampoco de hacer nada bueno ni de valor para sí mismo, para los demás y para el mundo.

Genéticos y fisiológicos. La herencia, es algo a tener en cuenta también en la aparición de los trastornos del estado de ánimo. las personas que tienen familiares en primer grado que hayan padecido depresión aumenta su probabilidad de padecerlos en torno a un 2-4% con respecto a la población general. El factor heredable es de aproximadamente el 40 %, y los rasgos neuróticos de la personalidad cuentan en proporción considerable para esta asociación genética.

Como trastorno secundario. El padecer otros trastornos puede aumentar el riesgo de que un sujeto desarrolle depresión, sobretodo el trastorno por consumo de sustancias, la ansiedad y el trastorno límite de la personalidad se encuentran entre los más frecuentes. Asimismo, las enfermedades médicas crónicas o que provoquen discapacidad también aumentan el riesgo.

Voy a pasar a describir los tipos de trastornos del estado de ánimo.

TRASTORNO DE DEPRESIÓN MAYOR

Cinco (o más) de los siguientes síntomas están presentes la mayor parte del día, casi todos los días durante al menos dos semanas..

  • Sentimientos acusados de tristeza, vacío y/o desesperanza. En niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable.
  • Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades.
  • Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso (p. ej., modificación de más de un 5% del peso corporal en un mes) o disminución/aumento del apetito. En los niños, considerar el fracaso para el aumento de peso esperado.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Agitación o retraso psicomotor (observable por parte de otros, no simplemente la sensación subjetiva de inquietud o de enlentecimiento).
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada (que puede ser delirante, no tratándose simplemente del autorreproche o culpa por estar enfermo).
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o para tomar decisiones.
  • Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo.

La clasificación para el diagnóstico del trastorno de depresión mayor se basa en si es un episodio único o recurrente, en la gravedad actual (leve, moderado, grave), en la existencia de características psicóticas si las hubiera y el estado de remisión (parcial, total) cuando no se cumplen todos los criterios

DISTIMIA: TRASTORNO DEPRESIVO PERSISTENTE: se caracteriza por un ánimo deprimido que aparece la mayor parte del día, está presente más días que los que está ausente, durante un mínimo de dos años. En niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable y la duración ha de ser como mínimo de un año. Cualquier intervalo sin síntomas dura como máximo dos meses.

Durante los períodos de ánimo deprimido deben presentarse al menos dos de los síntomas siguientes:

  • Poco apetito o sobrealimentación,
  • Insomnio o hipersomnia,
  • Poca energía o fatiga,
  • Baja autoestima,
  • Falta de concentración o dificultad para tomar decisiones,
  • Sentimientos de desesperanza.

TRASTORNO DISFÓRICO PREMENSTRUAL: en la mayoría de los ciclos menstruales del último añoal menos cinco de los síntomas siguientes han de haber estado presentes en la última semana antes del inicio de la menstruación, empezar a mejorar unos días después del inicio de la menstruación y hacerse mínimos o desaparecer en la semana después de la menstruación:

  • Labilidad afectiva intensa (p. ej., cambios de humor, de repente está triste o llorosa, o aumento de la sensibilidad al rechazo).
  • Irritabilidad intensa o enfado, o aumento de los conflictos interpersonales.
  • Estado de ánimo intensamente deprimido, sentimiento de desesperanza o ideas de autodesprecio.
  • Ansiedad, tensión y/o sensación intensa de estar excitada o con los nervios de punta.
  • Disminución del interés por las actividades habituales (p. ej., trabajo, escuela, amigos, aficiones).
  • Dificultad subjetiva de concentración.
  • Letargo, fatigabilidad fácil o intensa falta de energía.
  • Cambio importante del apetito, sobrealimentación o anhelo de alimentos específicos.
  • Hipersomnia o insomnio.
  • Sensación de estar agobiada o sin control.
  • Síntomas físicos como dolor o tumefacción mamaria, dolor articular o muscular, sensación de “hinchazón” o aumento de peso.

Para confirmar el diagnóstico provisional se requieren evaluaciones diarias prospectivas de los síntomas durante al menos dos ciclos sintomáticos.

La intensidad y la expresividad de los síntomas pueden estar estrechamente relacionadas con las características sociales y culturales de la mujer afecta, de sus perspectivas familiares y de otros factores más específicos, como las creencias religiosas, la tolerancia social y aspectos relacionados con el papel de la mujer.

TRASTORNO DEPRESIVO INDUCIDO POR UNA SUSTANCIA O MEDICACIÓN:

Se caracteriza por un estado de ánimo deprimido, disminución notable del interés o placer por todas o casi todas las actividades. Estos síntomas se han desarrollado durante o dentro del mes posterior al consumo de una sustancia capaz de producir un trastorno depresivo y persisten más tiempo de lo esperable sobre los efectos fisiológicos o del período de intoxicación o de abstinencia.

TRASTORNO DEPRESIVO DEBISO A OTRA AFECCIÓN MÉDICA

Consiste en un período de tiempo importante y persistente de estado de ánimo deprimido, o una disminución notable del interés o del placer en todas o casi todas las actividades, que está relacionado con los efectos fisiológicos directos de otra afección médica.

Una consideración es la presencia de una asociación temporal entre el comienzo, la exacerbación o la remisión de la afección médica general y la alteración del ánimo.

Una segunda consideración es la presencia de rasgos que son atípicos en los trastornos del ánimo primarios (p. ej., una edad atípica de comienzo, un curso atípico o ausencia de historia familiar).

TRASTORNO DE DESRREGULACIÓN DISRRUPTIVA DEL ESTADO DE ÁNIMO

En este caso la sintomatología aparece antes de los 10 años, pero el diagnóstico no debe hacerse antes de los 6 años o después de los 18 años. El rasgo central es una irritabilidad crónica, grave y persistente, que ocurre en al menos dos ambientes (p.ej., casa y colegio) y es inapropiado para el grado de desarrollo del niño. Se dan accesos de cólera frecuentes (3 o más veces a la semana en al menos un año) que ocurren en respuesta a la frustración y pueden ser verbales y/o conductuales (agresividad contra objetos, uno mismo y otras personas) y cuya intensidad o duración son desproporcionadas a la situación o provocación. El estado de ánimo entre los accesos de cólera es persistentemente irascible o de enfado crónico la mayor parte del día, casi todos los días y es apreciable por otras personas del entorno del menor.

 

TRASTORNO DEPRESIVO ESPECIFICADO:

Se da cuando predominan los síntomas característicos de un trastorno depresivo pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de dicha categoría diagnóstica. Se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por comunicar el motivo específico por el que la presentación no cumple los criterios de un trastorno depresivo específico (p. ej., “episodio depresivo de corta duración”).

TRASTORNO DEPRESIVO NO ESPECIFICADO:

Se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por no especificar el motivo de incumplimiento de los criterios de un trastorno depresivo específico, e incluye presentaciones en las que no existe suficiente información para hacer un diagnóstico más específico (p. ej., en servicios de urgencias).

Anuncios

Superar un DUELO

Superar un DUELO

imagesCACP9BRMTodos estamos expuestos a sufrir pérdidas dolorosas. Aprender a vivir sin alguien es un proceso complicado y difícil, ya que cuesta asumir que la persona a la que queríamos o  necesitábamos ya no estará nunca más con nosotros.

El duelo no es una enfermedad, es un proceso inevitable y sano para poder continuar con nuestra vida, dándole un nuevo sentido ahora que nos falta alguien importante en ella, aceptando que hemos cambiado para siempre y nunca volveremos al mismo estado anterior a la pérdida. Es universal, ya que cualquier persona lo sufrirá ante una pérdida significativa, pero también único, cada persona lo vive de una manera determinada, puesto que las variables como personalidad, resiliencia, poseer estrategias de afrontamiento satisfactorias, etc. influirán en la vivencia particular del duelo. Además, hay que considerar la cultura y normas sociales, la edad, género o tipo de relación traen asociadas estereotipos a la hora de reaccionar ante una pérdida, lo que no siempre facilita su expresión y genera más sentimientos negativos, e incluso contradictorios, que lo dificultan aún más.


Es por esto que la denominación duelo patológico puede hacernos pensar que padecemos algo malo, que debemos superar cuanto antes, y si no es así, algo estamos haciendo mal, algo en nosotros no funciona correctamente, porque deberíamos estar ya bien, seguir adelante y dejar de pensar en lo injusta que es la vida. Con esto no hacemos más que castigarnos por sentirnos incapaces, lentos o culpables, algo que se añade a las intensas emociones que experimentamos  thCAPQFX4Ne incrementa nuestro malestar.

Por este motivo, es mejor hablar de duelo complicado, cuando los sentimientos intensos normales al inicio del mismo se prolongan excesivamente en el tiempo, cuando nuestra vida queda paralizada y no podemos rendir en las situaciones cotidianas, cuando interfiere significativamente en nuestro día a día, en nuestras relaciones interpersonales y en nuestra forma de vernos y valorarnos.

Desde la psicología, entendemos que estos factores son los que pueden indicar que el proceso normal de duelo está viéndose paralizado o enlentecido de forma que afecta seriamente a la vida de la persona que lo vive, pensando y sintiendo multitud de emociones y sensaciones desagradables.

Si estás en este punto, experimentando una pérdida dolorosa, podrás identificar esos componentes del duelo, ya que consiste en un conjunto de manifestaciones emocionales, comportamentales y pensamientos consecuentes con la pérdida o con su anticipación, pues en algunos casos puede comenzar aun cuando la persona está viva, pero se es consciente de que fallecerá.

Ante una pérdida el dolor emocional que se siente puede parecer imposible de superar, ya que es difícil aceptar que la persona a la que queremos ya no está, ni lo estará nunca más. Las respuestas ante una pérdida son tantas como personas existen en el mundo, como ya hemos visto, aunque podemos pensar en determinadas reacciones, como llanto, tristeza, sensación de incapacidad, shock, negación, son frecuentes y comprensibles, si bien cada una tiene unas consecuencias emocionales diferentes, que pueden hacer que el proceso normal de duelo se torne complicado.

Una característica frecuente en los procesos de duelo es revivir la situación, especialmente si ha sido traumática, en la que la persona querida falleció. No es algo raro, morboso o enfermizo. Es normal, necesario para cambiar la forma de ese dolor, para que su intensidad disminuya, aunque siempre esté ahí. Puede ser que en esta fase los sentimientos de culpa sean grandes. ¿Por qué no puedo seguir adelante?, ¿por qué me acuerdo tanto?, ¿pude o se pudo hacer más porque viviera?

Como se ha dicho anteriormente, una pérdida supone un cambio en la persona que la ha sufrido, pero no necesariamente ha de ser peor, ya que ese dolor puede hacernos descubrir y valorar nuevos aspectos o situaciones que antes no hacíamos.

Hay determinadas variables que facilitan que este proceso siga su curso normal, en el cual pasaremos de un intenso dolor a una aceptación y recuerdo positivo de las experiencias vividas con esa persona querida. Como se ha dicho, las variables personales son un indicador potente de cómo se vivirá una pérdida, las culturales modularán la forma en la que se exteriorice el dolor, así como las económicas, ya que si la persona fallecida era el soporte económico, es normal que las preocupaciones aumenten. Por último, las variables sociales, como saber que se cuenta con una red de apoyo grande, que permita comunicar las emociones y pensamientos, y sepa acompañarnos en este proceso, serán un fuerte amortiguador del dolor que sintamos.

Por lo general, el duelo se supera en mayor o menor medida, permitiendo seguir su vida a la persona, no obstante, habrá casos, en función de las características citadas, en los que se requiera del soporte necesario y adecuado a la circunstancia particular. En este punto también contamos con la ayuda de los profesionales que, con su formación y experiencia, pueden ayudarnos a aceptar y adaptarnos a esta nueva vida, recordando al fallecido, recolocándolo de otra forma en nuestra vida, mediante el trabajo emocional con nuestro dolor.

imagesCAMGH8SC¿Cómo puedo saber si mi proceso de duelo se está complicando?

Si todos, o casi todos los días pienso o siento cosas que me impiden centrarme en mis objetivos, en mi rutina y obligaciones, en no disfrutar de las cosas. Anhelos, preocupaciones sobre su muerte (¿podría haberse evitado?, ¿sufrió mucho?), aturdimiento, incapacidad para aceptarlo, hablar del tema, evito sitios, lugares, celebraciones que me recuerden a él. Culpa, tristeza, enfado, baja autoestima, autocrítica por no superarlo, no ser capaz de aceptar nuevas obligaciones. Afecta a mi trabajo, a mis amistades, a mi familia.  Sentimientos de soledad, de que la vida no tiene sentido, incapacidad para confiar en nadie…

Partamos de la base de que todas las respuesta que se den ante una pérdida son normales, no se puede juzgar la reacción de una persona, si bien existen con unos parámetros que determinan cuándo un duelo requiere un acompañamiento psicológico profesional. En concreto, podemos hablar de problema, cuando la intensidad de las reacciones es muy grande y mantenida en el tiempo, limita nuestra vida cotidiana, o se están llevando a cabo conductas perjudiciales para nuestra salud o integridad física.

Líbrate de los debería, como en cualquier faceta de la vida, cada uno tiene sus propios ritmos. Permítete sentir pena, rabia, dolor, pues son emociones que te ayudarán a seguir adelante. Pero nunca culpa, vergüenza o inutilidad, ya que no podemos controlar, por mucho que le demos vueltas, la gran mayoría de cosas que  ocurren en la vida. Superar una pérdida no significa olvidar, sino aprender a vivir sin alguien, a recordarla con afecto y sin sufrimiento, a echarla de menos, pero no creer que ya no se puede vivir sin ella

María Martínez Cartagena

¿Que es lo que falla?¿De dónde viene mi insatisfacción?¿por qué me siento vacío?

¿Que es lo que falla?¿De dónde viene mi insatisfacción?¿por qué me siento vacío?

“Psicólogos en Murcia”

 

insatisfacción

Si en tu mente rondan preguntas como ¿qué es lo que falla?¿de dónde viene mi insatisfacción?¿por qué me siento vacío?, puede que, si sigues leyendo estas líneas encuentres algunas respuestas.

Lo tienes todo para ser feliz, de hecho, estas en uno de los mejores momentos de tu vida, ya que puede que hayas conseguido todo o casi todo aquello que anhelabas para conseguir la ansiada felicidad. Y ahora que lo tienes, no te sientes como esperabas.

Haces todo aquello que has hecho hasta ahora para sentirte bien, sin embargo, ahora no funciona como siempre. Realizas pequeños cambios en tu rutina, pero al no conseguir la sensación deseada, abandonas y vuelves a las costumbres de siempre. Buscas fuera todo lo que puede estar fallando, pero todo está bien, como querías que estuviera. Pero tu no te sientes bien.

Pues, voy a decirte algo. Quizá no encuentres lo que buscas porqué estás mirando en el sitio equivocado. Fuera, todo está bien, tienes razón. Por ello, no encuentras qué es lo que falla. Dónde quizá encuentres algo que no funciona es dentro, dentro de tu mente y de tus creencias. El paradigma que dirige tu vida.

En la mayoría de los casos, cuando esto ocurre el motivo fundamental son unas creencias que se han quedado anticuadas para tu nueva forma de bienestar.

Las creencias, principios o valores implícitos organizan sin que nos demos cuenta la forma en que percibimos nuestra realidad, a nosotros mismos y a los demás. Son las lentes a través de las cuales miramos al mundo. Cuando tengo un grado de insatisfacción sin explicación aparente, puede que sea necesario cambiar la graduación de esas lentes, ya que las que tengo, no me permiten ver las cosas con la suficiente claridad y nitidez como para reportarme el bienestar que necesito.

LENTES
Así que si ya has buscado fuera sin encontrar el motivo de tu insatisfacción, te recomiendo que prestes atención a tus pensamientos, ya que en ellos detectarás lo que de forma consciente o no decidiste en un momento dado que serían las normas por las que se regiría tu vida.

Estas normas definen lo que es importante para ti, lo que es una prioridad en tu vida para  poder sentirme bien. Sin embargo, casi nunca nos hemos parado a pensar si las creencias que diariamente organizan nuestra vida, nos definen o nos hacen ser la persona que nos gustaría y nos llevan por el camino que nos apetece recorrer. Muchas de ellas, llevan contigo tanto tiempo que ni siquiera te das  cuenta de su presencia, pero están tan arraigadas que tampoco te las cuestionas, no te plateas si son ciertas o no, si te producen realmente bienestar, o se han quedado obsoletas. Sin embargo, pese a que las creencias pueden ser las mismas durante años, y ni siquiera sabes ni cuando decidiste empezar a pensar así, ni tampoco por qué lo hiciste, tus necesidades, circunstancias vitales, laborales, familiares, etc, han podido cambiar. Esas creencias no son compatibles con tu nueva situación, sin embargo, por inercia sigues fiel a ellas, durante un tiempo valieron, es más, alguien podría decir: “ “siempre me ha funcionado, yo soy así”, y entonces más nos aferramos a que es cuestión de esforzarnos más en ser fiel a ellas, una cuestión de fidelidad, más que una cuestión, de un desequilibrio real, producido porque mis creencias no se ajustan a mi nueva situación.

insatisfacción 2Esto provoca una sensación de insatisfacción continua, ya que si, por ejemplo, mis creencias dan prioridad a valores como el trabajo, asumiendo una responsabilidad excesiva y adoptando una actitud de demostrar y demostrarme que soy capaz para el puesto, puede que ese día se me haya quedado algo por hacer. En mi cabeza es prioridad el terminar esa tarea, con lo que es pensamiento conecta directamente con mi sistema emocional y pienso que no me sentiré bien hasta que la acabe. Si por el motivo que sea, no soy capaz de terminarla, ese día, llegaré a casa con una sensación de insatisfacción elevada, tirando por tierra, no solo todo el trabajo que he realizado ese día, sino también, todas las cosas maravillosas que he sido capaz de realizar, disfrutar o experimentar.

De ahí la importancia de nuestro sistema de valores y creencias. Una creencia o pensamiento, está directamente relacionado con las emociones que sentirás en función de él.

Pero si estas en un momento vital, en el que ya tienes una estabilidad laboral, me he demostrado y demostrado a los demás que soy de sobra competente en  mi trabajo, no tiene sentido que mi prioridad siga siendo esa. Seguramente hubo una época en mi vida que lo fue. Pero en este momento mis necesidades han cambiado. Pero mi mente, animal de costumbres,  me sigue diciendo que me sentiré bien sólo si sigo esa premisa. De hecho si la sigo, pensaré que hice lo correcto, pero lo que en ese momento no sé es que, si no escucho mis necesidades, esa sensación de hacer lo correcto, se tornará a lo largo de los días, semanas, meses, años, en una sensación de malestar generalizado, insatisfacción con todo, falta de motivación e ilusión, y caeré en la cuenta que lo que siempre me funcionaba ya no lo hace.

Por lo tanto, la clave estaría en reestructurar las creencias origen para reeducar nuestro sistema emocional, y volver a recuperar el equilibrio y el bienestar

 

insatisfacción 3 Para reestructurar las creencias que ya no me dirigen hacia la persona y la vida que quiero, lo primero es identificar cuales son. Quizá esta sea la tarea más complicada. Puede que racionalmente las haya cambiado ya, es decir, creo que pienso de otra manera a la que pensaba antes, pero emocionalmente no he logrado interiorizar el cambio para sentirlo así.Ya  forman parte de nuestra personalidad. También puede ocurrir que, en alguna ocasión, hayamos hecho el intento de cambiar algo, y como no me hacía sentir bien tampoco, volvimos a la vieja costumbre, que aunque malo, por lo menos conocido. No tuvimos la paciencia suficiente para entender que las emociones siempre van más lentas que los pensamientos y comportamientos. No es que no funcionase, sino que no esperamos lo suficiente para comprobar que ocurría

Así que, te propongo hacer una excursión diaria a tus pensamientos y explorar en qué tipo de creencias se apoyan, por que seguramente te des cuenta que aunque ya no te sientas identificado con ellas, te las crees fielmente y actúas y te sientes en función de ellas. Muchas de estas creencias además, ni siquiera tu las decidiste. Son el resultado de la educación, el colegio, la cultura, el entorno, las experiencias vividas, y una mezcla de todo. Se fueron acomodando en tu mente, muy poco a poco, tan lentamente que no te percataste que habían ocupado el puesto de mando de tu barco, y por comodidad, miedo a asumir el timón, o simplemente por no cuestionarlo, decidiste ser durante un tiempo un pasajero del barco de tu vida al que llevaban cómodamente a un destino, supuestamente el paraiso de tu bienestar, pero que nadie te preguntó, ni tú te paraste a pensar si te apetecía continuar en esa travesía. A todos nos llega el momento de que nos percatamos de que no somos nosotros quienes llevamos el timón del barco, pero aunque queremos asumirlo, posponemos el hacerlo porque aunque no nos sintamos capaces de pilotar la nave, una vocecilla nos dice que es nuestra nave, que podríamos.

Pero entonces nos encontramos con otro problema mayor. ¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿A dónde queremos ir? ¿Qué es lo que nos hará felices?. Y en ese momento nos damos cuenta de que no sabemos qué rumbo tomar, ni qué destino escoger, y puede que en ese momento decidamos que posponemos el asumir el barco unos días más, o semanas o meses o años. Ahí es cuando la dulce travesía que me llevaba a ese destino paradisiaco, empieza a no gustarme, a provocarme sensaciones de insatisfacción, ya no disfruto del crucero, y entonces no sé qué hacer porque aún no sé que destino elegir.

 

Este punto es casi tan complicado como el anterior. Para poder cambiar una creencia tengo que saber qué cambiar, pero para cambiarla tengo que tener otra de repuesto. Así que después de ser consciente que el rumbo quieres cambiarlo y asumirlo tu, tendrás que elegir un destino que te permita determinar la mejor travesía para llegar a él.

 

Puede que el motivo de tu insatisfacción esté en un sistema de creencias que ya no cuadran con tus nuevas necesidades e inquietudes.

Atrévete a explorarlas y cambia de paradigma. Quizá tus lentes necesiten una nueva graduación.

¿Necesitas motivación?

¿Necesitas motivación?

 

Creo que no te resultará raro el reconocer ese estado en el que todos nos hemos encontrado en alguna ocasión, momento en la que estamos bajos de ánimo, en el que nos gustaría hacer miles de cosas pero nos faltan las ganas para ello.

Es muy típico ese domingo por la tarde en el que es inevitable pensar que llega el lunes y nuestra mente ya está pensando en todo lo que haremos esa semana. Sin embargo, pese a que nos gustaría llevar a cabo todas esas pequeñas cosas, para conseguir nuestros objetivos nos falta motivación. Nos falta el empuje necesario para que, cada día,  persigamos esos objetivos que “supuestamente” nos harían felices.

Sin embargo nos armamos de ganas y voluntad y hacemos hacemos una lista de propósitos cada domingo. Y cada lunes vuelta a empezar, ya que la voluntad nos llegó hasta el martes como mucho. Y ahí es donde comienza ese estado circular en el que damos vueltas sobre el comienzo de algo, pero nos resulta difícil avanzar hacia la meta.

Ayer, domingo por la tarde, me apetecía leer. Realmente no sabía muy bien de qué, con lo que me puse a indagar en internet. Por casualidad, de estas cosas fantásticas que ocurren por eso, si, por casualidad, me encontré con una lista de frases motivadoras de Albert Einstein, y pensé: Si a él, todo un genio, le funcionaron, ¿por qué no nos iban a funcionar al resto?

Así que  tras leerlas, y comprobar que coinciden con las premisas que sigue la psicología positiva, decidí compartirlas, a modo de consejos prácticos, para ayudaros a aprender a automotivaros, pero sobre todo, a mantener la motivación a lo largo del tiempo, que es lo que os permitirá conseguir vuestros objetivos.

ALBERT EINSTEINAlbert Einstein, entre muchísimas otras cosas decía:

“Todo hay que reducirlo a su máxima simplicidad, pero no más”. 

Como se suele decir, las cosas, en definitiva, la vida,  es más sencilla de lo que parece. No hay que tomarse las cosas demasiado en serio, hay que relativizar la importancia de todo. Si hay cuestiones que resolver, busquemos la forma, y si no se puede dejémoslo estar.

Decidí poner esta frase en primer lugar, porque quien me conozca (pacientes o relaciones personales) sabrá que mi máxima cada día es ocuparme de las cosas y no preocuparme por ellas.

La preocupación es el arma que utiliza el miedo para desmotivarnos y que abandonemos el objetivo que nos habíamos planteado. Cuando te descubras pensando “¿Y si…..?, estarás saboteando tu motivación.

Busca un equilibrio entre pensar y actuar. Piensa menos y actúa más.

 

“Nunca pienso en el futuro, llega bastante pronto”. 

Elige como momento de vida tu presente. Lo único que puedes controlar es lo que está ocurriendo ahora mismo. El presente te da la opción de que si no te gusta lo puedes cambiar, y si estás satisfecho con lo que tienes lo podrás disfrutar.

Olvidamos a menudo que tanto el pasado como el futuro son estados muy tramposos, ya que aunque aparentemente pensar en ello nos da sensación de control, no podemos cambiar nada.

No te desgastes pensando en lo que posiblemente llegue, llegará sólo. Ocúpate de tener el presente que te apetece, ya que te llevará al futuro que deseas.

GANDHI

 

Como decía Gandhi:

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”

¡Hagámos caso a estos dos sabios!

 

 

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.

Para conseguir un objetivo lo más importante es el compromiso contigo mismo, la disciplina. Tenemos que ser exigentes en la implicación, pero tolerantes a la vez en la debilidad. Los extremos nunca son saludables. Si quieres mantener la fuerza de voluntad comprométete con objetivos realistas y mímate en la consecución de los mismos.

 

 

“La creatividad es contagiosa, pásalo”. 

Aumentarás tu motivación si compartes tus ideas y objetivos con tus seres queridos, compañeros de trabajo…El hablar de un tema provoca el efecto espontáneo de ir generando ideas y aumentar la creatividad.

Además provocarás que ellos te cuenten los suyos y el modo en que se plantean conseguirlos. Su método puede valerte.

¡Alimentemos la creatividad y dejemos que el miedo pase hambre!

 

“Sólo aquellos que intentan lo absurdo pueden lograr lo imposible”. 

No tengas miedo, no dejes que ni tu miedo ni el de los demás te desanimen.

El que no lo intenta no se equivoca nunca, eso está claro, ¿pero quieres eso?. Si tu respuesta es sí, habrás llegado a tu objetivo, pero si no lo tienes claro, no te conformes con la mediocridad de lo necesario, porque en ocasiones no es suficiente.

 

“Entre las dificultades se esconde la oportunidad”. 

Siguiendo a lo anterior, Einstein decía esta frase. Cuando alguien se propone un reto, un objetivo, no todo va a ser un camino fácil, nos encontraremos dificultades, que en ocasiones nos llevarán al descubrimiento de otros, al logro de cosas totalmente inesperadas. Si crees que has tenido un error, significa que estás avanzando a tu objetivo.

Piensa que los grandes descubrimientos de la historia fueron así.

 

 

“Somos arquitectos de nuestro propio destino”. 

Eres el único dueño de tus decisiones. Puedes llegar donde te propongas. No olvides que donde te encuentres, lo decidiste tú, decide ahora donde quieres estar. Es cierto que no todo depende d ti, pero sí lo importante. No hablamos de conseguir un objetivo tomando una decisión, todo lo contrario. Las grandes metas se consiguen haciendo muchas pequeñas cosas. Podemos volver a decidir cada vez que queramos. No pasa nada. Eso es la mayor ventaja de la vida.

 

 

“La única manera segura de evitar cometer errores es no tener nuevas ideas”.

Se constante. Levántate las veces que haga falta. Sólo fracasarás cuando dejes de intentarlo.

 

Como habrás observado, la sabiduría de Albert Einstein, residía en parte en ser plenamente consciente que la perfección no existe, que sólo podemos ocuparnos de nuestro presente, que de nada sirve preocuparnos de las cosas, que lo que nos ayudará será ocuparnos de ellas, que no tenía miedo al fracaso, pero eso sí, tenía muy claro que las cosas sin constancia, disciplina y compromiso no se conseguían. Tenía claro también que la vida no es eterna, que estamos de paso, y que por ello, la mayor motivación la encontraremos en disfrutar de nuestro presente y no esperar a conseguir las cosas para entonces ser felices. La felicidad reside en el camino a la felicidad. No perdía tiempo en buscar controlar lo que no podía

Además no tenía miedo a lo que pensarán los demás de él, ni del resultado de sus estudios, ni del fracaso, ya que para  él, el fracaso hubiera sido no intentarlo.

 

AHORA INTÉNTALO TU!!!!

Vanesa Hernández, psicóloga en Murcia.

Autoestima ¿Cuanto me quiero?

Autoestima ¿Cuanto me quiero?

“Psicólogos en Murcia”

 

Oír hablar de la autoestima es algo muy frecuente en nuestro día a día.imagesCACP9BRM

Expresiones tales como:”esto me pasa porque tengo baja autoestima”, “Si tuviera una mayor autoestima no necesitaría la aprobación de los demás”, “Me gustaría ser más seguro, tener más confianza en mí mismo”, son habituales cuando algunos pacientes llegan a la consulta.

Cuando alguien tiene baja autoestima y no confía en sí mismo, tiende a juzgarse y rechazarse a sí mismo a través de la autocritica y autoreproche.

Necesita la aprobación de los demás para sentirse bien, se siente inseguro para tomar decisiones por insignificantes que sean, tiende a compararse con los demás, se tiene más dificultad para relacionarse por miedo a lo que piensen o no dar la talla, a realizar una entrevista de trabajo o intentar algo por miedo al fracaso.

Por ello, la persona va a limitar el abrirse a los demás, expresar su sexualidad, ser el centro de atención, atender a los demás, pedir ayuda,  resolver problemas o emprender algo para conseguir un objetivo.

Como el juzgarse a sí mismo produce dolor, para evitarlo, la persona se culpa de lo que le pasa o se enfada consigo mismo, poniéndose excusas como modo de resolver el problema, o bien opta por el extremo contrario, se embarca en un perfeccionismo absoluto para evitar crítica y asegurarse la aprobación.

La Autoestima es algo esencial  desde un punto de vista psicológico, para poder sobrevivir emocionalmente, es la valoración que hacemos de nosotros mismos en función de  las sensaciones y experiencias que hemos ido teniendo a lo largo de nuestra vida.

depresion-otra-cara[1]

Nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustamos o no.

El concepto que tenemos de nosotros mismos, es decir, lo que pensamos acerca de nuestras cualidades, capacidades, modos de pensar o de sentir, es muy importante,  de ello depende en gran parte la realización  personal y nuestros logros en la vida.

De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que se le  presentan. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen limitarse y fracasar.

Es nuestro motor o nuestro freno.

La forma en que uno se percibe así mismo puede cambiar, adquiriendo estrategias que nos ayuden a percibir la realidad de modo distinto y a sentirnos mejor, mediante la gestión eficaz de las emociones.

El cambio de estos pensamientos y sentimientos, afectará a todas las áreas de la vida, favoreciendo   una Autoestima sana.

images[7]

Guía para mejorar tu autoestima en 8 pasos

Depresión

Depresión

EL TRIÁNGULO DE LA DEPRESIÓN: TRISEZA, DESESPERANZA  E INSATISFACCIÓN

La depresión es uno de los males más dolorosos de nuestra sociedad moderna, conocido por todos y más extendido de lo que nos gustaría. Cuando alguien se siente deprimido experimenta lo que podríamos llamar el triángulo depresivo:  una  una tristeza que inunda la mayor parte del día, sensación de vacío como con falta de sentimientos, desilusionado,  desesperanza y  la sensación de que nada le satisface y de haber perdido la capacidad de disfrutar de las cosas (hasta las que antes le divertían y le hacían sentir bien). Además, de repente, se empieza a ver todo de manera diferente, los pensamientos se vuelven negativos. La visión de uno mismo, de su entorno y del futuro se ensombrece, todo se vuelve “negro”.

Para padecer de depresión, los síntomas han de interferir de manera significativa en la vida de la persona.  Dichos síntomas son diversos, y han de darse al menos cinco de los que a continuación enumero y prolongarse durante  un periodo mínimo de dos semanas:

–          Sentimiento de tristeza o vacio (con presencia de episodios de llanto o no).

–          Pérdida de interés por las cosas (apatía)  y la capacidad para disfrutar de ellas (anhedonia) .

–          Sentimiento de inutilidad (“no sirvo para nada”), culpabilidad y autocrítica excesiva.

–          Indecisión, dificultad para pensar o concentrarse.

–          Pensamientos repetidos de muerte o ideación suicida.

–          Pérdida o aumento del apetito

–          Insomnio o sueño excesivo.

–          Fatiga o pérdida de energía.

–          Agitación o enlentecimiento de los movimientos.