¿Qué es la Astenia Primaveral?

¿Qué es la Astenia Primaveral?

¿Qué es la Astenia Primaveral?

El término “astenia” se utiliza para hacer referencia a estados de fatiga generalizada, tanto a nivel físico como psicológico

Astenia es un término clínico que significa: cansancio. No es una enfermedad, sino un síntoma que puede deberse a enfermedades orgánicas o psicológicas, pero también a otras causas como el estrés o el exceso de trabajo. Este cuadro clínico sin causa aparente que lo justifique, y coincidiendo con el cambio de estación ( del invierno a la primavera), es conocido comúnmente con el nombre de astenia primaveral.

Las causas de la astenia primaveral no se conocen con precisión, aunque se tiene la sospecha de que los cambios de horario y temperatura pueden alterar la concentración de endorfinas, también conocidas como hormonas de la felicidad. Es la reacción natural del organismo al preparase para una época, la comprendida entre el inicio de la primavera y el final del verano, en la que las exigencias de consumo energético serán mayores al incrementarse la temperatura y las horas de luz diurna.

Este trastorno  afecta a un gran número de personas y suele durar alrededor de 3 semanas de media y en el 90 % de los casos los síntomas son transitorios y de carácter leve ( variaciones de humor, alteraciones del sueño, fatiga o falta de vitalidad y energía,…) y característicos del cansancio.

 

descarga (1)

Es importante advertir que la astenia primaveral es también un cuadro sintomático que se asocia a trastornos físicos y psicológicos concretos, tales como: La existencia de anemia, Hipotiroidismo, Embarazo, Trastornos del sueño, Periodos de estrés.

 

¿Como prevenir y combatir la astenia primaveral?

Ya que en general se trata de una alteración de intensidad leve, la astenia primaveral no requiere tratamiento farmacológico , sino que podemos ponerle remedio mediante sencillos cambios en nuestros hábitos.

1. Llevar una dieta saludable

El consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales, como las verduras, las frutas, los cereales integrales o los frutos secos. Se recomiendan especialmente las comidas que aportan mucha energía, como los plátanos y la jalea real y reducir el consumo de alimentos hipercalóricos.

Beber al menos 2 litros de agua cada día para mantenernos hidratados y evitar las el café y las bebidas excitantes y alcohólicas.

2. Practicar ejercicio físico

Hacer actividad física de intensidad moderada de forma diaria puede ser muy beneficioso. El ejercicio hace que nuestro cuerpo libere endorfinas, provocando sensaciones de placer y de relajación.

3. Aumentar las horas de sueño

Durante la transición entre el invierno y la primavera, los cambios ambientales hacen que nuestro cuerpo gaste más energía; por tanto, hay que intentar dormir al menos 7 u 8 horas cada noche, en función de las necesidades de sueño habituales de cada persona.

4. Regularizar los horarios

Mantener horarios fijos para descansar y alimentarnos ayuda a estabilizar los ritmos circadianos, favoreciendo la adaptación del cuerpo a la llegada de la primavera y a los cambios de hora.

5. Realizar actividades agradables

Los síntomas de tipo depresivo, como la fatiga mental, la tristeza y la falta de motivación, se pueden aliviar haciendo actividades que nos resulten placenteras y ejercicio físico para favorecer la producción de determinados neurotransmisores y hormonas.

6. Procurar relajarse

Las actividades y hábitos relajantes, como meditar, darse baños calientes o respirar lenta y profundamente, pueden ser muy útiles para las personas con síntomas ansiosos derivados de la astenia primaveral.

 

 

astenia-primaveral-740x434

Si tu sensación de cansancio o tristeza continúa más de 3 semanas, y  los sintomas persisten en el tiempo debes consultar al médico o a un especialista, porque podría haber desencadenado en otro problema más grave. Tal vez pueda que se haya agravado trastornos previos, como el estrés, la ansiedad o exista un cuadro de depresión, en ese caso es recomendable poner una solución que se adapte al problema, ya que cada persona lo sufre de distinta forma.

Anuncios

Cerebro enamorado ¿Qué ocurre cuando nos enamoramos?

Cerebro enamorado ¿Qué ocurre cuando nos enamoramos?

“Psicólogos en Murcia”

 

El estar enamorado es una emoción complicada de explicar, pero quien la siente lo reconoce de inmediato.

Es una sensación única, que nos hace ver la vida más sencilla, los problemas no son tantos, nos sentimos eufóricos, felices, no podemos dejar de pensar en la persona amada, nuestro deseo de estar con él o con ella no cesa, cuanto más estamos, más queremos.

Basta con verle, para que comiencen a volar las mariposas y demos rienda suelta al amor.

Pero, ¿por qué cuando nos enamoramos sucede todo esto?images[6]

 ¿Por qué, nos sentimos y nos comportamos como lo hacemos?

¿Realmente  todo lo que sucede es cuestión  química?

La verdad que, lejos de quitarle magia al tema, deciros que gran parte de lo que nos sucede cuando nos enamoramos es pura química.

Cuando tenemos  nuestro cerebro enamorado, poco podemos hacer.

Pero ¿Qué sucede cuando un cerebro se enamora?

Pues bien:

Cuando un cerebro se enamora, cambian su actividad química.

images[8]Básicamente en el cerebro enamorado se produce un cocktel químico que consiste en un  aumento de la dopamina, norepinefrina y oxitocina y  una disminución de la serotonina.

Éste es el combinado responsable de “embriagarnos  amor”

Concretamente lo que ocurre es que:

El aumento de la dopamina, conocida como “hormona de la felicidad”, activa el centro de recompensa emocional.

Este aumento de dopamina es el que produce al principio del enamoramiento ese estado de euforia continuo, parecido al que se consigue cuando se consume anfetaminas.

Tanto la emoción como la droga, disminuyen el umbral de los centros de placer, lo que provoca que nos sintamos mejor con mayor facilidad.

Si estudias para aprender algo nuevo, te resultara más fácil cuando estés enamorado, el proceso se hace más sencillo, ya que la persona disfruta mucho más de todo lo que le rodea.

Esto se combina con un aumento de la oxitocina, conocida como “la hormona de la confianza”, que nos ayuda a superar las diferencias en las relaciones personales.

Gracias a la oxitocina, confiamos plenamente en la persona amada.imagesCA2UE44F

Además, él o ella, se convierte en el ombligo de nuestra vida, es lo más importante para nosotros, todo lo demás pasa a un segundo plano.

Una vez más es la dopamina la que está detrás de este síntoma, ya que junto con la norepinefrina, nos ayudan a focalizar la atención.

También es la dopamina la responsable de que necesitamos mirarle continuamente, o mirar fotos suyas, saber de él o ella, pues favorece el aprendizaje de estímulos nuevos.

Este síntoma siempre va acompañado del recuerdo minucioso de cada detalle de la persona amada, repasamos cada experiencia vivida con la mayor claridad, ya que el aumento de la norepinefrina aumenta la capacidad de recordar estímulos novedosos.

Buscamos la manera de tener cosas en común, cambiando hasta nuestras rutinas y gustos, todo para gustarle.

Es el aumento de dopamina una vez más, que nos hace sentir una mayor motivación para alcanzar un determinado objetivo. En este caso la persona deseada.

Parece que nos obsesionamos con la persona amada. No podemos dejar de pensar en el o en ella, repasamos una y otra vez cada cosa que nos dijo, lo que haremos cuando le veamos, no podemos estar separados de la persona amada ni un segundo…y se debe que los niveles bajos de serotonina provocan un pensamiento obsesivo.

 

Se produce el conocido como “efecto Romeo y Julieta”, cuanto más aumentan las dificultades para poder estar juntos y mayor impedimento se produzca, mayor deseo habrá, ya que el aumento de la adversidad, aumenta aun más la dopamina en el cerebro.imagesCAVR2Z9W

Además, nuestra atracción sexual, y deseo de intimidad con el otro aumenta. Esto está relacionado con la mayor actividad de una región cerebral, el núcleo caudado, uno de los sistemas más primitivos del organismo y productor de dopamina. Este sistema detecta las recompensas y nos motiva a conseguirlas.

Por ello, no es de extrañar, que un enamorado recorra kilómetros sólo para abrazar a la persona amada.

Además nuestro cerebro enamorado suele conducirnos a sentirnos atraídos por  quienes nos resultan familiares o “cercanos” según nuestras experiencias y recuerdos.

Esto es porque nuestro cerebro relaciona asociaciones mentales ligadas a nuestra memoria a largo plazo

¿Será eso lo que nos hace sentirnos “como en casa” con la persona amada? ¿O será que la elegimos precisamente porque nos recuerda aquello que asociamos con “el hogar”?

imagesCABX3N5G

 

Para finalizar deciros que se ha demostrado que el amor para siempre es posible, ya que la actividad de las áreas cerebrales implicadas en el enamoramiento puede mantenerse durante décadas.

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en el cine

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en el cine

images[6]Creo que para la mayoría de nosotros, pensar en el TOC en el cine, es  pensar  en “MEJOR IMPOSIBLE”, en la que Jack Nicholson, interpreta a Melvin Udall (novelista de éxito) realizando sus manías.

No ha sido tampoco una única vez, cuando en mitad de una conversación ha salido a relucir  “Oye ¿Qué es un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)?”, y entonces  alguien ha apuntado “¿Recuerdas la peli de Mejor Imposible? ¿Esa de Jack Nicholson en la que es un maniático?”

Aunque el Trastorno Obsesivo Compulsivo es mucho más, sin lugar a dudas, “Mejor Imposible” fue la película que acercó el TOC a la calle, dejando patente sus principales síntomas a través de su protagonista. Obsesionado con la simetría y el orden y con rituales de limpieza, de comprobación, repeticiones y conductas de evitación, hizo saber por primera vez a muchos lo que era un Trastorno Obsesivo Compulsivo.

En este caso concreto, la película optó por utilizar el sentido del humor para llegar al espectador de un modo fácil, mostrando al protagonista realizando sus rituales llevados al extremo.

Y he aquí, el punto de la discordia,  que puede abrir un debate.

imagesCAT18Y4FSe presenta al personaje realizando continuamente sus “manías”, de modo extremo y hasta gracioso, pudiendo hacer parecer ridículo al personaje, incluso paródico.Por otro lado, con motivo de hacer el personaje más atractivo para el gran público, presentan al protagonista con carácter homófobo, misógino, egoísta y maleducado, lo cual  puede llevar a confusión de lo que es un TOC realmente, ya que nada tiene que ver con estas características del personaje.

Afortunadamente, aunque muchos podrían quedarse en este análisis superficial, la película no se queda en la parodia. En la medida que avanza y nos adentra en la vida del protagonista, el personaje sufre una evolución. Nos va mostrando, las reacciones  ansiedad del protagonista cuando se enfrenta al objeto temido y cómo se comporta de modo irritable incluso agresivo, cuando alguien interrumpe o impide que realice sus rituales tranquilizadores.

También deja patente, como el TOC, organiza y limita la vida de quien lo padece. En ocasiones, las aparta de la sociedad y de las relaciones personales, con el único cometido de  poder llevar a cabo las rutinas que sus obsesiones le indican. Sólo así se sienten seguros, que no felices.

Además, deja entrever, el lado  triste del TOC, a la vez que real. Es el sufrimiento con que se vive la propia enfermedad, no sólo para el que la padece, sino también para las personas que le rodean.

imagesCAP3NHPQUn aspecto no menos importante pero no tan llamativo del TOC, es el aspecto egocéntrico del trastorno. En la mayoría de los casos, la persona está tan condicionada y enfrascada en sus obsesiones que pierde de vista lo egoísta que es en ocasiones, no teniendo en cuenta la visión o necesidades de las personas que le rodean. El manejo del TOC, implica reconducir también este aspecto, y la película lo refleja en el proceso de cambio de Melvin (Jack Nicolson), a través de la relación de amistad con su vecino homosexual, y de su relación sentimental con la camarera, interpretada por Helen Hunt.

Sin embargo, pese a la indiscutible  ventaja del cine, que en muchos casos es la única vía a través de la cual el gran público puede conocer lo que son algunos trastornos mentales, se convierte en un peligro, precisamente por ese mismo hecho, por ser la única información con la que cuenta el espectador. Este puede quedarse con una imagen distorsionada de la enfermedad, por confundir rasgos del personaje, con síntomas de la enfermedad.

Además, el tema no se trata con la rigurosidad que se podría.

Sin embargo creo, que en esta película, como en muchas otras, no hay que perder de vista que, aunque el cine puede utilizarse para contarnos cosas, reales o no, no deja de ser algo lúdico y de entretenimiento. Si no perdemos esto de vista, la risa, desde mi parecer, es un recurso bien utilizado. Nos desbloquea emocionalmente, y nos hace estar más receptivos a la información que nos llega del ambiente, con lo que me parece una buena estrategia para que el espectador conecte con las emociones que realmente trata de trasmitir la película.

Como dije al principio, el TOC es mucho más que esto, pero me gustaría concluir diciendo que aunque yo misma he expuesto los “peros” de este largometraje, fue una de las primeras películas que llevó el TOC al cine, y que de un modo bastante real e inteligente refleja esta problemática siempre desde el respeto, utilizando el toque de humor necesario para atraer la atención del espectador y hacer pasar un rato agradable y divertido para el que la vea.

Por si alguno de vosotros no recuerda la peli o le apetece tener una idea de cómo en este caso se reflejó el TOC en el cine,  Os facilito un fragmento para que disfrutéis de ella.

imagesCA6SA396Posteriormente a “Mejor imposible”, han sido varias las veces que se ha reflejado el TOC en el cine. Desde una óptica distinta. “El aviador”, película protagonizada por Leonardo DiCaprio, presenta a un productor de éxito de la época obsesionado con la suciedad y los gérmenes. En este caso, lejos de darle un toque de parodia y de humor, se refleja la gran angustia vivida por el protagonista. Se presenta una visión más triste de la enfermedad. Movido por su ambición de realizar su película soñada, pierde de vista la realidad que vive.

Este aspecto puede llevar al espectador a confundirse, y pensar que la enfermedad consiste en obsesionarse con un objetivo y no ver más allá.

Es cierto, que como anteriormente dije, la persona que padece un TOC, puede tener una visión egocéntrica del día a día, y que condiciona su forma de comportarse y relacionarse, pero no tienen por qué presentar una determinada personalidad. Como en el caso anterior, la personalidad del protagonista es un aspecto mas a sumar al TOC que padece.

En ambos casos, el TOC se lleva al cine,encarnado en dos personas de éxito, limitados y atormentados por su enfermedad, pero desde dos enfoques muy distintos.

imagesCAZIZNI8Otra película donde también se lleva el TOC al cine es  “Los impostores (Matchstick Men)” 2003, protagonizada por Nicolas Cage interpretando a un estafador. En este caso, el personaje no sólo padece un trastorno obsesivo compulsivo, sino que también padece agorafobia, reflejada con el miedo del protagonista a salir de casa, entre otros aspectos. La agorafobia es también un trastorno de ansiedad, pero que nada tiene que ver con padecer un TOC.

Supongo que en este caso, por hacer más complejo al personaje, y reflejar una visión más atormentada, los guionistas unieron ambos, pero que una vez más puede llevar confusión al espectador.

imagesCAAKEHLBDirty Filthy Love” es una película bastante menos conocida, protagonizada por Michael Sheen . En este caso, su guionista, Ian Puleston padece un trastorno obsesivo compulsivo, aspecto por el cual el tema es tratado desde un punto de vista más realista desde mi parecer.  La película cuenta como el TOC va mermando y destruyendo  la vida de Mark Furness, un arquitecto con trastorno obsesivo compulsivo asociado a Síndrome de Tourette.

Salvando las distancias entre ambas películas, como sucede en “Mejor imposible”, el protagonista afronta el problema gracias a su relación con Charlotte, pero que en este caso  también padece TOC, dotando al film de una parte sentimental necesaria en ocasiones para conectar con al espectador.

Podríamos seguir enumerando ocasiones en las que el TOC se ha llevado al cine, pero creo que los cuatro ejemplos expuestos son cuatro formas distintas de tratar el tema en la gran pantalla, y que independientemente de nuestros gustos cinematográficos, reflejan bastante bien el problema.  En definitiva, aunque de modo superficial, sirven para acercar la enfermedad al espectador y que, sin olvidar que se trata de cine, cuyo objetivo es hacer atractiva y divertida la información, cumple una labor social, que siempre resulta útil y agradecida por el espectador.