Ataques de pánico: miedo al miedo.

Ataques de pánico: miedo al miedo.

«Psicólogos en Murcia»

 

imagesCA3L6AUEÚltimamente, ¿Experimentas de repente como un miedo intenso que te lleva a pensar que te sucede algo? ¿Piensas  que estás enfermo, que perderás el control, perderás la cabeza o incluso la sensación de que vas a morir?

Acompañando a este miedo sientes ¿mareo, sensación de desvanecimiento como si te fueras a caer redondo al suelo, opresión en el pecho, sudores, temblores, sensación de falta de aire, taquicardia?

¿Te sientes en alerta o en guardia a lo largo del día por miedo a experimentar esta emoción de miedo o alguno de estos síntomas? ¿Te descubres “chequeando  tu cuerpo “para identificar cualquier tipo de sensación física y si es peligrosa o no?, el notarte alguna sensación ¿dispara tu miedo a una crisis?

¿Evitas situaciones, actividades o lugares por temor a la aparición de esta sensación?

Si tu respuesta es afirmativa a parte de estas preguntas quizá estés sufriendo crisis de angustia o ataques de pánico asociados a un estado de ansiedad.

El trastorno de pánico es la presencia de crisis de ansiedad o miedo a padecerlas. Dichas crisis, son la aparición temporal de miedo o malestar intenso, que se inicia de manera brusca, alcanzando su máxima expresión en los primeros 10 minutos, y van acompañados de cuatro o más de los siguientes síntomas:

1-      Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca

2-      Sudoración.imagesCAS0C53M

3-      Temblores o sacudidas.

4-      Sensación de ahogo o falta de aliento.

5-      Sensación de atragantarse.

6-      Opresión o malestar torácico.

7-      Náuseas o molestias abdominales.

8-      Inestabilidad, mareo o desmayo.

9-      Desrealización  (sensación de irrealidad) o despersonalización ( estar separado de una mismo).

10-   Miedo a perder el control o volverse loco.

11-   Sensación de entumecimiento u hormigueo.

12-   Escalofríos o sudores.

La característica fundamental del trastorno por pánico es el miedo a sufrir este miedo, “miedo al miedo”. Las personas que lo padecen,  temen continuamente la aparición de una nueva crisis. La presencia normal de cualquiera de los síntomas que hemos descrito, es interpretado por la persona como amenazante, peligroso, como que puede ser la señal que le indica que algo le está sucediendo, en ese momento comienza a sentir miedo y los síntomas aumentan, aumentando también el miedo, lo que le sirve a la persona para confirmar que algo grave le está sucediendo.

Los síntomas que habitualmente pueden desencadenar crisis de pánico son la opresión en el pecho (“¿estaré sufriendo un infarto?”), la sensación de mareo o desmayo (“¿perderé el control y caeré redonda?”), la sensación de irrealidad (“¿me estaré volviendo loco?”) o la sensación indefinida de miedo intenso que me lleva a pensar que voy a morir de modo inminente.

 

 

Anuncio publicitario

¿Sociedad estresada?¿Ansiedad?

¿Sociedad estresada?¿Ansiedad?

¿Quién no ha oído hablar de ansiedad hoy día? ¿ Pero realmente sabemos qué es la ansiedad?

Algo que hace unos años era desconocido por todos, incluso tema tabú si lo padecías, actualmente es más frecuente de lo que nos gustaría,  sobretodo para quien la padece.

Se dice que la ansiedad es la enfermedad del siglo XXI, no sólo por su prevalencia, sino también por el modelo de sociedad actual. Dicho modelo  invita a tener que llevar un ritmo de vida intenso, si queremos responder a una serie de demandas ( sociales, laborales, económicas, familiares, personales…),  exigidas de modo implícito por la sociedad ( o nosotros mismos)  y que,  al no poder responder a todas ellas en la medida en que esperamos o esperan, nos sentimos desbordados.

Esto es precisamente la ansiedad, la respuesta que genera nuestro organismo cuando no puede responder de modo efectivo a las demandas del ambiente.  Una respuesta de miedo cuando percibimos una amenaza. La amenaza puede ser de cualquier tipo, por ejemplo, no ser capaz de algo, a dejar de gustar a mi pareja, a que me vaya mal en el trabajo…

Hay diferentes tipos de ansiedad, o mejor dicho, diferentes trastornos cuya base es la ansiedad, que se diferencian básicamente por el tipo de miedo.

Y ahora podrías preguntaros ¿ ansiedad y miedo son la misma cosa? Pues bien, básicamente la ansiedad es una respuesta de miedo, la diferencia radica en que dicha respuesta sea desproporcionada o se presente ante situaciones donde tu cerebro percibe amenaza y ni tu mismo seas capaz de identificarla. De modo que tu puedes tener una respuesta de miedo, pero al presentarse de forma muy intensa o ante una situación que aparentemente es totalmente inofensiva, asustarte por sentir ese miedo sin causa aparente. Ahí es cuando comienza la ansiedad.

En siguientes entradas, intentaré acercaros de un modo muy sencillo y dinámico a los diferentes trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y demás problemáticas psicológicas, que son frecuentes en mi consulta, con el único objetivo que,  entre todos,  consigamos una idea más normalizada y cercana de la enfermedad mental.

A continuación podéis ver un vídeo que expone casos reales de trastornos de ansiedad. Espero que os guste.