S.O.S “Mi pareja no va bien” ¿Qué puedo hacer?

S.O.S “Mi pareja no va bien” ¿Qué puedo hacer?

“Psicólogos en Murcia”

imagesCAAYO8AODel mismo modo que cuando uno tiene un hijo, no viene con un manual debajo del brazo que nos dice que hacer como padres, cuando una mantiene una relación de pareja, tampoco sabe qué hacer en cada caso.

Cuando la relación va bien, todo fluye, y las pequeñas asperezas se liman con relativa facilidad.

Sin embargo cuando pasamos una mala época, “las llamadas crisis de pareja”, parece que todo lo que antes nos iba bien ya no sirve, que todo molesta.

Entramos en un círculo vicioso en el que nos sentimos atacados casi de manera continua. Frases como: “es que no te puedo decir nada”, “estás esperando que hable para saltar”, “si hago malo y si no hago también”, “¿por qué tienes esa cara, te pasa algo? No, a mi no me pasa nada ¿y a ti?”

Entramos en una dinámica de ataque-defensa de la que nos costará salir.

¡Se ha declarado la guerra! Las batallas se suceden de manera continua. Como buenos soldados, nos ponemos el escudo, y cargamos el arma para estar preparados ante cualquier ataque. Nos metemos tanto en el campo de batalla, que perdemos la perspectiva de lo que realmente sucede.

Cuando aún queda amor, y nos paramos a pensar un poquito, nos damos cuenta de la guerra que tratamos de librar, y nos planteamos si tirar el arma al suelo y levantar los brazos para rendirnos, con el miedo de que el otro conquiste mi terreno, o seguir luchando hasta caer  muertos los dos.

Visto así es una pena, ¿verdad?imagesCAHUW05U

Por si no quieres llegar a esta situación, o por desgracia ya estás en ella, te recomiendo que libres  otra batalla, una cruzada personal para conseguir  responsabilizarte de tu relación y hacer todo lo que puedas para salvarla. Esa será tu victoria.

Quítate el escudo y deja el arma guardada, porque para seguir estos consejos no te harán falta:

1. ¡CAMBIA!. Es así de sencillo si lo que estás haciendo no te ha funcionado, cámbialo. Si te sueles callar, habla. Si elevas la voz, bájala. Si no respondes a las preguntas que se te hacen, contesta. Si sueles argumentar hasta asfixiar al otro, da tregua. Si no escuchas e interrumpes cuando te hablan, cállate, escucha y expón lo que hayas entendido. Si tienes la cara seria, sonríe. Si sueles tomar distancia cuando habláis levantándote del sitio, genera cercanía. Si eres de los(as) que te vas, quédate.

2. DEJA DE MIRAR AL OTRO. El justificar tu situación echándole la culpa al otro no te ayuda. Responsabilízate tanto de lo que haces como de lo que no. Céntrate en tu cambio, aunque a tu alrededor las cosas no lo hagan. Conviértete en el espejo donde se mireimagesCAP276YW

 

3. PERDONA. Para poder restablecer la relación es necesario que te perdones y perdones. Para ello son necesarias tres cosas:

  • Acepta la situación: es la que es y no otra. El pasado no lo podemos cambiar.
  • Empatiza: Trata de entender los motivos por los cuales actúa como lo hace. Si tú no te sientes bien, te aseguro que él tampoco. Las emociones seguro que le están jugando una mala pasada.
  • Perdona. El resentimiento es una emoción que te impedirá alcanzar la tranquilidad. Ya sabes lo que has vivido, y el dolor es tuyo, por ello no hace falta que tu resentimiento te lo recuerde continuamente. Puedes elegir.

4. CAMBIA LAS QUEJAS POR PETICIONES.  ¿Eres consciente de lo pesado que resulta cuando una persona se queja en voz alta? Deja de hacerlo: “es que eres demasiado casero, me aburro”, no es lo mismo que decir: “Me gustaría que planeáramos algún plan para salir este fin de semana, en lugar de quedarnos en casa”.imagesCA4BU7D3
5. ROMPE EL ROL QUE TU PAREJA TIENE DE TI. Seguramente tu pareja tiene una visión de ti, que sin darte cuenta refuerzas y hace que él /ella actúe de una determinada manera. Descúbrela y cámbiala, determinará la forma en que tu pareja se relaciona contigo.

 

6. COMUNICATE DE MODO ASERTIVO Y EFICAZ.

  • Di lo que quieres decir y no otra cosa.
  • No acuses, habla de ti o de los hechos. “Me he sentido …cuando tu…” “Cuando sucede…yo me siento”
  • Facilítale lo que te gustaría. “Cuando has llegado a casa y te has ido directamente al ordenador sin decirme nada, me he sentido sola. Me gustaría que cuando llegases a casa me saludases, nos diéramos un beso y después te fueras al ordenador”
  • “Me gustaría que cuando llego a casa me recibieras con una sonrisa para sentir que te alegras de verme. Te daría un beso y no me sentiría solo.
  • Escucha lo que te dice. No está atacando.

7. NO SOMOS NIÑOS, DEJA DE JUGAR AL ADIVINO. Si necesitas, pide. Si te apetece, propón, si no quieres, di no. No esperes a que el otro sepa lo que tú estás pensando. Aunque llevemos toda la vida juntos y lo hayamos hablado, no es suficiente.imagesCANLQY1D

8. PIENSA EN LO POCO QUE FUNCIONA. Sácale partido, no lo toques.

9. CÉNTRATE EN LO QUE OS ACERCA, NO SÓLO EN LO QUE OS SEPARA. No te castigues más con vuestras diferencias, en lo que os distancia. Fíjate en lo positivo,  en lo que os acerca. Piensa qué podéis compartir aún.

10. RECUPERA VUESTRO ESPACIO. Las parejas necesitan su tiempo y dedicación. La crisis habrá provocado una mayor individualidad en vosotros. Vuelve a contar con él /ella, y compartir vuestra vida.

“Psicólogos en Murcia”

Anuncios

Terapia de pareja: Camino hacia la confianza

Terapia de pareja: Camino hacia la confianza

La relación en pareja puede ser para nosotros el principal motor de nuestra vida, proporcionándonos una gran felicidad, o por el contrario, ser algo que nos merme y limite generándonos un gran sufrimiento.

Quizá sea una de las relaciones humanas más complejas, en la que, para que funcione, el amor es necesario pero no suficiente.

Esto se hace más evidente cuando, a lo largo del tiempo, la fuerza del amor inicial se va apagando y se hacen visibles las diferencias, y como en cualquier relación humana, surgen crisis o problemas.

Si éstos no se saben resolver llegando a un punto de equilibrio entre ambos, conducirán a conflictos, y a que la pareja pierda la esperanza de poder superarlos.

En este punto, es fácil entrar en un círculo vicioso en el que continuamente estemos a la defensiva, todo lo que nuestra pareja nos dice o hace supone una amenaza o problema para nosotros, lo que provoca que respondemos con otro ataque. También es habitual caer en el reproche, descalificación o directamente en la indiferencia.

Las crisis de pareja pueden sobrevenir por diversas causas, y se pueden vivir de manera repentina, o de modo tan gradual que no suponga ningún problema evidente para sus miembros hasta pasado bastante tiempo.

En ocasiones la pareja decide separarse sin más, por su imposibilidad de resolver la situación, sin pensar que, quizá dichos patrones afectivos o de comportamiento que llevaron a la crisis puedan modificarse y reconducir la situación a un nivel saludable y satisfactorio para ambos.

Por ello, es muy importante en la terapia de pareja, como en cualquier situación de la vida, comenzar reconociendo cuales son las causas de nuestros problemas, y una vez delimitadas, buscar maneras efectivas de gestionarlos.

Los problemas de pareja más frecuentes en consulta son:

  • Problemas de comunicación y falta de demostraciones de afecto.
  • Problemas en la convivencia y manejo de educación de los hijos
  • Monotonía en el día a día y falta de ilusión
  • Diferencias en la filosofía de vida y disfrute de tiempo de ocio
  • Celos irracionales y desconfianza
  • Infidelidad
  • Relación con familiares próximos y amistades.
  • Relaciones sexuales.

La resolución de conflictos junto con otras técnicas, el amor mutuo y la honestidad podría ayudar a mantener una relación sana y duradera.

cd3279af7d7f61a8d0cbfd099b853849

Dudas Frecuentes

Dudas Frecuentes

duda-metodica-1-thumb[1]Cuando una pareja atraviesa un mal momento, parece estar en un callejón sin salida. Entre las alternativas de solución, puede estar el acudir a terapia de pareja.

Pero ¿Qué suele suceder? Pues que surjan dudas acerca del modo de proceder.

Si tú crees que necesitas ayuda para esclarecer lo que sucede en tu relación, pero no sabes si necesitas terapia de pareja o individual, acude a un profesional que te ayude. En este caso yo te ayudaré a identificar cual es la necesidad real.

En algunos casos, uno de los dos miembros lo plantee y el otro no esté muy convencido. Puedes acudir tu solo/a, para comenzar a tener una visión distinta del problema y caminar hacia una solución. Yo como psicóloga, te daré indicaciones y pautas de cómo trasmitirle a tu pareja la necesidad de que acuda para colaborar en la solución.

En el caso de que esté de acuerdo, lo ideal sería que acudierais los dos.

Y entonces, si acudimos los dos, “¿Tendré oportunidad de ofrecer mi punto de vista a solas? Yo quiero dar mi versión sin que esté mi pareja delante”

En la terapia de pareja, se alternan, tiempos individuales, en los que cada miembro de la pareja habla individualmente con el terapeuta, y un tiempo compartido, donde terapeuta y pareja realizan puesta en común.

Aunque la terapia se desarrolla normalmente en pareja, a veces es necesario sesiones individuales, realizadas de forma paralela, donde se respeta la confidencialidad del testimonio

            ¿Y si mi pareja decide abandonar la terapia de pareja, yo podría continuar de modo individual?

Sin ninguna duda. Si uno de los dos abandona, el otro puede continuar su terapia individual. Si se diera el caso de querer volver a reanudar la terapia de pareja, si ambos miembros están de acuerdo, no habría ningún problema.